El Versículo de Hoy : 3 Noviembre    

Pues lo que era imposible que la ley hiciese, estando debilitada por la carne, Dios lo hizo mandando a su hijo en semejanza de hombre para ser un sacrificio. A fin de que la justificación de la ley tuviese su cumplimiento en nosotros, que no vivimos conforme a la carne, sino conforme al espíritu.

Romanos 8:3-4

Comentario: Jesús hizo lo que no pudimos, vivió perfectamente delante de Dios. Demostró que el pecado no siempre tiene que estar en nuestras vidas y que no es nuestro dueño. Derramó su Espíritu sobre nosotros para hacer posible no solo el compartir en la gracia del perdón y limpieza del pecado, sino también el poder para vivir de una manera que le agrade a Dios. Jesús es nuestro sacrificio para el pecado y nuestro Salvador.

Oración: Gracias, Padre por proveer el sacrificio para mi pecado. Gracias, Señor Jesús por, voluntariamente, ofrecerte para pagar el precio de rescatarme del pecado. Gracias, Santo Espíritu, por vivir en mí y darme el poder para vivir para Dios ¡Gracias, Oh Dios, por tu salvación! En el nombre de Jesús, oro, Amén.

 

 
 
 
 

Copyright © 2005, Heartlight.