El Versículo de Hoy : 20 Septiembre    

Y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, aun nosotros mismos gemimos en nuestro interior, aguardando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo.

Romanos 8:23

Comentario: El Espíritu Santo, quien vive en nosotros, es nuestra garantía de una gloria más grande que ha de venir (2 Corintios 1:22; 5:5). El Espíritu es la primicia de esta gloria que se revelará en nosotros (vea. Romanos 8:18). Nuestro estado actual es solo una sombra de lo que nos espera. Anhelamos ser revestidos con nuestro cuerpo celestial y estar en casa con Dios (2 Corintios 5:1-8).

Oración: Amado Padre, me has bendecido con tantas bendiciones maravillosas. Te agradezco por cada una. A la vez, Amado Padre, anhelo ser llevado a tu presencia en la gloria como uno de sus hijos. El dolor de este mundo, la fragilidad de mi cuerpo y mi frustración con mi propio pecado me hace esperar con ansia la llegada de tu Hijo en gloria. Hasta este día, ayúdame mientras trato de ser tu hijo santo. En el nombre de Jesús, oro, Amén.

 

 
 
 
 

Copyright © 2005, Heartlight.